viernes, 17 de agosto de 2012

El uso de la palabrota o taco


Cuando se utilizan tacos, palabrotas o palabras malsonantes de forma constante e indiscriminada se empobrece el habla: su uso continuo le hace perder fuerza y cuando verdaderamente hace falta una palabra gruesa, ésta apenas tiene impacto.
El uso constante de tacos los vacía de contenido y rebaja su intensidad; se desgastan; el taco es necesario como recurso para lograr el mayor énfasis; utilizado así, enriquece el lenguaje; abusar, lo empobrece y nos indica una lengua vulgar.
Utilizado en el momento oportuno, el taco introduce un matiz de brusquedad,  incluso un efecto sorpresa: si el taco es pronunciado por alguien que nunca ha soltado ninguno, el efecto es muy distinto al taco de aquel que en 250 páginas ha proferido un par de ellos en cada página: en este caso el énfasis  se ha perdido, lo mismo que el efecto por contraste, un recurso para lograr extrañeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario